<------ Resultados de Búsqueda <------

viernes, 6 de septiembre de 2013

13 consejos para escribir de Chuck Palahniuk

Chuck Palahniuk, consejos, escribir, blanco y negro

Número Uno.
Si no tienes ganas de escribir, pon un temporizador a 1 hora. Escribe. Si para cuando suene sigues sin querer, déjalo. Pero te apuesto a que estarás tan involucrado, disfrutando tanto, que no querrás irte. Si no se te ocurren ideas, limpia el baño, la computadora, cambia las sábanas, cualquier cosa. Las ideas vendrán.

Número Dos.
La audiencia es más inteligente de lo que imaginas. No temas experimentar con la forma de narrar y cambios. Las películas nos han hecho muy sofisticados en cuanto a narrativa. Y tu audiencia es más dificil de impactar de lo que has imaginado.


Número Tres
Antes de que te sientes a escribir una escena, medítala en la cabeza y adivina su propósito. ¿Cómo ayudará la escena a avanzar en la trama? Mientras trabajas, manejas o ejercitas, mantén esta sola pregunta en tu mente. Toma algunas notas cuando te vengan ideas. Y sólo cuando hayas encontrado los huesos de la escena, siéntate y escríbela. No vayas a esa aburrida computadora llena de polvo sin algo en mente. Y no hagas a tu lector cansarse en una escena en la que poco o nada pasa.

Número Cuatro.
Sorpréndete a ti mismo. Si puedes llevar la historia (o dejar que ella te lleve ti) a un lugar sorprendente, entonces también puede sorprender al lector.

Número Cinco.
Cuando te quedes atascado vuelve a leer las escenas anteriores, buscando por personajes abandonados o detalles que puedan resucitar como "armas enterradas".

Número Séis.
Usa el escribir como tu excusa para dar una fiesta cada semana (Incluso si llamas a esa fiesta "taller de escritura"). Cualquier tiempo que puedas pasar con personas que valoran y apoyan la escritura compensará las horas que pasaste escribiendo en soledad. Incluso si un día vendes tu trabajo, ninguna cantidad de dinero retribuirá el tiempo que pasaste solo. Así que cobra tu "cheque de pago" por adelantado, haz de escribir una excusa para estar con la gente. Cuando estés por llegar al final de tu vida —créeme, no mirarás atrás a disfrutar los momentos que pasaste solo.

Número Siete.
Siéntete tranquilo con el No Saber. Mientras más permitas a la historia tomar forma, mejor será. No fuerces o apures el final de la historia. Todo lo que tienes que saber es la siguiente escena, o las próximas escenas. No tienes que saber cada momento hasta el final. De hecho, si lo supieras, sería aburrido de realizar.

Número Ocho.
Si necesitas más soltura en la historia, borrador a borrador ve cambiando el nombre de los personajes. Los personajes no son reales, y no son usted. Si arbitrariamente cambias sus nombres, obtienes la distancia que necesitas para poder en verdad torturarlos. O peor, borrarlos, si es lo que la historia necesita.

Número Nueve.
Hay tres formas de hablar. No se si es verdad, pero lo oí en un seminario y tenía sentido. Los tres tipos son:

Descriptivo.- El sol salió alto.
Instructivo.- Camina, no corras.
Expresivo.- ¡Auch!

La mayoría de los escritores de ficción usará uno —dos a lo mucho— de estas formas. Así que usa las tres. Mézclalas. Así es como habla la gente.

Número Diez.
Escribe el libro que quisieras leer.

Número Once.
Tómate las fotos de autor (las que aparecerán en los libros) ahora, mientras eres joven. Y consigue los negativos y el copyright de esas fotos.

Número Doce.
Escribe sobre las cuestiones que en serio te perturben. Son las únicas cosas que vale la pena escribir. En el curso de Tom Spanbauer "Dangerous Writing"(Escritura Peligrosa), subraya que la vida es demasiado preciada para ocuparla escribiendo historias aburridas y convencionales a las que no tienes un apego personal. Hay muchas cosas de las que Tom habló, de las cuales a medias me acuerdo: El arte de la "manumisión", que no pudo deletrear, pero la entendí como el cuidado que pones en mover al lector a través de los sucesos de la historia. Y "sous conversation," que creo que se refiere al mensaje escondido y enterrado entre la historia obvia.

Número Trece. 
Podrás ser un fracaso, pero lo que dejes atrás, ya sea una obra brillante o lo que sea que hagas, eso queda. Haz siempre las cosas los mejor que puedas. Y espera lo mejor.