<------ Resultados de Búsqueda <------

lunes, 5 de agosto de 2013

Stephen King "Mientras Escribo": Consejos para ser un buen Escritor. Parte 5 y última.


(13 a 16)

13.- Investigación


La investigación es Historia de Fondo, expresión cuya palabra clave es «Fondo»
     La sensación de realidad es importante en todas las obras de ficción, pero considero que en un relato que trate de fenómenos anormales o paranormales todavía reviste mayor importancia.

En cuanto te sales de la norma de «Escribir lo que sabes» se vuelve inevitable investigar, y puede contribuir mucho a tu relato.

Acuérdate de que escribes una novela, no un ensayo. La historia SIEMPRE es lo primero.


14.- Seminarios


Suelen preguntarme si creo que el escritor de novelas de ficción puede sacar algún provecho de las clases o seminarios de escritura. Las clases de escritura o seminarios son tan poco «necesarios» como este libro o cualquier otro sobre el oficio de escribir.

La mejor manera de aprender es leyendo y escribiendo mucho, y las clases más valiosas son las que se da uno mismo.


15.- Agentes


Te conviene mucho tener agente. Si lo que escribes se puede vender, te costará relativamente poco encontrarlo. Es más: Aunque no se pueda vender, mientras sea prometedor es probable que encuentres a alguien.

Debes empezar siendo tu propio representante, o sea, leyendo las revistas que publican material como el que escribes tú.
     También te conviene comprar revistas de escritores y guías especializadas com Writer's Market, las herramienta más valiosa para el escritor nuevo en plaza.

La única manera de recibir un poco de atención es tener aspecto de profesional.


Al que esté impaciente por publicar, le propongo saltarse las cartas a agentes o editoriales y costearse él la edición, que para eso hay editoriales especializadas.


16.- Motivación


Queda otro tema por abordar, uno que ya he hablado pero sólo de manera indirecta. Es una pregunta que me hace la gente de distintas maneras. Hay quien me la hace educadamente y hay quien a lo bestia, pero siempre se reduce al o mismo: «Oye, ¿tú escribes por dinero?»
     La respuesta es que no; ni ahora ni nunca. No niego que mis libros me hayan dado mucha pasta, pero nunca he escrito ni una sola palabra pensando que me la pagarían. Siempre he escrito porque me llenaba. Yo he escrito porque me hacía vibrar, por el simple gozo de hacerlo. Y el que disfruta puede pasarse la vida escribiendo.

Feliz stephen king

Consejos Parte 4